viernes, 3 de enero de 2014

¿Callar lo que se siente o expresarlo?

Hoy no será un cuento, hoy hablaré sobre algo que me ha sorprendido esta mañana,  cuando he visto una imagen publicada que indicaba que es bueno ocultar tus sentimientos. Os pongo una copia.



Lo que más me ha extrañado es la defensa que se hacía de ello, ya que muchas veces se publican fotos sin pensar lo que transmiten y sin sentir lo que dicen, simplemente porque es más fácil copiar y pegar una foto que decir y hablar expresando aquello que tu corazón o tu alma necesitan transmitir. Lo vemos todos los días, lo hacemos a diario. Pero de eso no quiero hablar hoy, quizá otro día.

Me planteo una pregunta al hilo de esta imagen: ¿Por qué tengo que ocultar mis sentimientos? ¿Por qué si los expreso puedo dañar a alguien?

Lo que siento es importante, siempre muestran algo de mi persona. ¿Pueden mostrar algo equivocado? No, rotundamente, no. Lo que puede ser es que no sepa analizar eso que siento y por tanto lo exprese de manera incorrecta, poco asertiva o definitivamente aposta para provocar daño o herir.

Un ejemplo:

Mi pareja me ha provocado cierto dolor, pero no quiero decir lo que siento respecto a ello porque puede generar tal  situación que la dañe o provoque una discusión. Es mejor que me calle, asuma el sentimiento provocado, Sí, esto será lo correcto.

Con ello lo que haces es asumir un dolor que no te corresponde, mucho más limpio emocionalmente hablando sería hablar con tu pareja, de una manera asertiva, sin herir, sin dañar, pero sin sentirte herido/a por ello y decirle claramente que acción te ha provocado el dolor que sientes y como te gustaría que esta persona reaccionase o se comportara la próxima vez.

Si la otra persona es inteligente y lo planteas con inteligencia y educación, sabrá entenderlo. En caso contrario, si tu expresión causa mayor dolor, una discusión acalorada u otra situación peor, deberías replantearte varias cosas, por orden:
  •        Quizá no me expresé adecuadamente y le/a hice daño.
    •        Busca el daño que la provocaste y como evitarlo la próxima vez.
  •        Quizá no fue el mejor momento. Acabábamos de discutir y estábamos acalorados.
    •        Es evidente entonces que la próxima vez debes esperar un tiempo prudencial para que los ánimos se calmen.
  •        Lo diga como lo diga (siempre sin intentar herir a la otra persona ni sufrir yo) no funciona. Siempre terminamos discutiendo.
    •        Es importante saber si es SIEMPRE.
  •        No hay forma, no me escucha, no quiere entender o no quiere adaptarse.
    •        Si no hay otro problema de fondo (patología o estupidez) quizá esta persona no merezca la pena.


Así que mi consejo es NO ESCONDAS NUNCA LO QUE SIENTES. Analízalo, gestiónalo, profundiza en ello, busca el origen de ese sentimiento, no te "victimices" (pobrecito de mi), sé objetivo/a.

Piensa que vas a decir y cómo, repito, SIEMPRE SIN DAÑAR AL OTRO Y SIN SENTIRTE DAÑADO/A. Cuándo lo tengas claro, dilo.

Si te callas, esa pequeña llama de dolor o de sentimientos mal gestionados, terminarán incendiando tu corazón y tu alma y un día no habrá solución y arderán los muros que defendían tus sentimientos. Ese día lo habrás perdido todo en relación a esa persona.


SE SINCERO/A, CON INTELIGENCIA.

Recuerda, Tenemos tres dones muy importantes:

Sentir.

Pensar.
Hablar.






Hace un tiempo escribí este otro post en el blog, quizá te interese seguir leyendo:

Trata de decir siempre lo que sientes y haz siempre lo que piensas

Mucha Luz en tu Camino Personal.