jueves, 3 de julio de 2014

Suerte

¡Qué mala suerte tengo!

Llevo mi amuleto de la suerte.

Que tengas mucha suerte en tu nuevo trabajo.

La suerte, curiosa palabra. Según un pensamiento racionalista la suerte no existe, es una conclusión de eventos o circunstancias que llevan al desarrollo de un hecho.
No soy tan pragmático al respecto, creo que la suerte existe, sí, pero poco. Es como la fe en que algo sucederá sin que tú tengas nada que hacer. Creo más que algunas cosas suceden sin que tengas posibilidad de intervenir, pero ni todo sucede así ni eres responsable de todo lo que sucede.



Qué duda cabe, si consigues un trabajo es porque estás preparado, has entregado la cantidad suficiente de CVs, estos CVs están bien estructurados y por supuesto, has hecho la entrevista mejor que el resto. ¿Influye la suerte? Quizá algo sí, pero no del todo, no dejes todo en manos de esa palabra, porque si confías todo en ella, ten por cuenta que no conseguirás el trabajo, ni aquello que anhelas.

Tener fe en que caerá del cielo aquello que esperas, es tener fe en algo casi imposible, preocúpate en conseguir lo que pretendes, en luchar por ello, en trabajar duro para conseguirlo y si cuentas con un poco de suerte, mejor. Pero vuelvo a decirlo, no confíes solo en la suerte o en la fe.

Te voy a contar una historia que ejemplariza lo que comento.
Un hombre todas las semanas se sentaba en la iglesia de su pueblo a rezar, así oraba:
-          Señor por favor, que me toque la lotería, no lo quiero solo para mí, haré el bien, daré dinero a los pobres, a la iglesia, pero por favor, que me toque…
Así semana tras semana. Este hombre apuntaba a la desesperación, su único objetivo en la vida era que le tocara la lotería, no hacía nada más que implorar a su dios porque aquello sucediera. Semana tras semana aparecía en la iglesia con la misma oración, semana tras semana…
Tanto lo pidió que un día su dios se le apareció, diciendo así:
-          Hijo, soy tu dios.
-          Ohhh mi dios, gracias por aparecerte a tan humilde siervo. ¿Me tocará la lotería?
A lo que su dios contestó:
-          Claro hijo, tanto me lo has pedido… sólo te voy a pedir una cosa.
-          Dime  mi dios, lo que me pidas haré.
-          ¡ JUEGA A LA LOTERÍA, COÑO, JUEGA.!

Espero haberte arrancado al menos una sonrisa y haber sido lo suficientemente claro en explicarlo.



No esperes nunca que algo caiga del cielo, porque lo único que cae del cielo es la lluvia, y algún que otro meteorito o avión.

Lucha por lo que quieres, confía en tus capacidades, si no las tienes, créalas, tienes un mundo de posibilidades al alcance de tu mano, busca en internet, dedica tiempo a buscar las opciones.

Deja de lamentarte por tu mala suerte, haz que esto cambie, trabaja en ti y en lo que quieres y sobre todo; no esperes que las cosas buenas lleguen, ves a buscarlas.


Quizá tu estés pensando o diciendo ahora mismo, - otra palabrería barata ¿cómo lo hago si yo no valgo para…?. Te aseguro que no es palabrería barata, yo soy el primero que muchas veces caigo en esa frase tan horrorosa - ¿qué hago ahora? No sé cómo continuar, mejor lo dejo, es lo más fácil. Pero hay que levantar la cabeza, buscar opciones.

Cambia lo que haces y cambiará lo que sientes, cambia lo que sientes y cambiará lo que piensas.


Recuerda: 

No eres lo que dices (piensas), eres lo que haces.


Mucha Luz en Tu Camino Personal

Si tienes facebook apúntate al grupo pulsando aquí: Un Paso en tu Camino
ó
Únete al blog para estar informado Participa en el blog