viernes, 20 de diciembre de 2013

Tengo

Me desperté esta mañana pensando en la conversación que mantuvimos ayer.

Hablábamos de si comprar o no un coche, tenía muchas ganas de hacerlo, pero me planteaste que quizá simplemente arreglándolo sería suficiente y podríamos mantenerlo durante unos años más.

Le he dado vueltas y he llegado a la conclusión siguiente; “TENGO”

Me levanto para ir a trabajar con el objetivo de comprar aquello que me dicen que debo poseer (tener), un casa, un coche, una moto, una lavadora más rápida, un frigorífico mejor, un colegio mejor, un anillo, un reloj, tener… tener… tengo… tengo… más que el vecino, mejor que el amigo…

El anuncio de tal producto me dice que debo consumir para ser feliz y yo me lo creo.

- Si compro tal artículo estaré tan feliz como aquellos que salen en la tele.

- Si no me maquillo con el producto que me indica tal famoso, no seré tan guapa.

- Si me compro ese reloj que me dice el famoso de tal película, conquistaré las mismas mujeres que él.

SI TENGO, SERÉ FELIZ.


Ahora soy feliz, compré, poseo aquello que tanto deseaba, me siento pleno, feliz, me cambia la mirada, la ilusión, SOY MUY FELIZ.

Ya lo has poseído, lo has comprado con esfuerzo, con mucho esfuerzo, has dejado de ver a tu familia, a tus amigos, has dejado de disfrutar de muchas cosas por adquirir eso que tanto deseabas.

La felicidad dura un día, un mes o un año. Ha pasado el tiempo y ¿ahora? Necesitas poseer más, o tener otra cosa.

Estás metido en ese círculo de consumo – felicidad – desilusión – consumo…

Ahora me toca VALORAR AQUELLO QUE REALMENTE TENGO. Te voy a decir lo que ya sabes, pero déjame que te lo recuerde.
  • Tu familia
  • Tus amigos
  • Tus hijos
Y lo más importante
  • TU.

¿Algo de esto te ha costado dinero? ¿por algo de esto te valoran más? Pues es lo más valioso que podrás tener nunca.


Sólo tú sabrás a que le das más valor y que vas a hacer. Yo lo tengo muy claro, si necesitas ayuda ya sabes como contactar conmigo.

Mucha Luz en tu Camino personal